Sala de despiece

El mundo es un rompecabezas cuyas piezas cada uno arma de diferente manera
David Viscott

Puedes hacer varias cosas el día que vuelves de vacaciones, quedarte en casa y llorar amargamente o prepararte e irte a comer a por ahí, porque las penas con pan, pues eso, que son menos penas.

Ya sabemos que la oferta en la capital es infinita pero esta vez queríamos emociones fuertes, gran ambiente y comida más allá de sorprendente y ¿donde encuentras todo eso? en la calle más de moda en temas de restauración de Madrid, Ponzano. Hay una gran variedad de locales a lo largo de la calle y hemos estado antes en un par de ellos hace tiempo, pero necesitábamos repetir en el más original de todos, la “Sala de Despiece”. Es un novedoso concepto de Javier Bonet que forma parte de 3 ideas, la sala de despiece, la academia de despiece y la sala de graduación.

En la academia de despiece y en sala de graduación pasarás de ser un simple expectador a ser un “académico comensal”, es decir, que te conviertes en el protagonista de un curso/cena, de manera que el participante va elaborando su propia menú. Pero en nuestro caso solo queríamos disfrutar comiendo.

En cuanto entras te das cuenta de una cosa, no eres la única persona del planeta que conoce este sitio y sus bondades, porque está hasta la bandera, aconsejo ir un poco fuera de hora punta, ya que dispone de una barra central, una poyata lateral y un reducido espacio al principio que se accede por debajo de la barra, efectivamente agachándote y pasando, que no son suficientes ni de lejos para dar cabida a la cantidad de gente que se acerca por aquí. La gente lo conoce y repite porque merece la pena.
Puede que te cueste un poco conseguir un sitio para sentarte y es verdad que estarás pegado al lado de alguien pero, incluso de pie, tiene su encanto, tapas elaboradas en un ambiente distendido y desenfadado.

La decoración no tiene desperdicio. Entras por la puerta y te encuentras en  un local alargado, con las paredes llenas de cajas de corcho blanco de pescado, ganchos de carnicero cuelgan del techo de los que penden los cubiertos al mas puro estilo carnicería y a lo largo de la sala se sitúa una barra interminable que divide a camareros y comensales y que permite observar la elaboración de algunos de los platos de la carta que posteriormente te vas a comer.



Pero su decoración no es el principal atractivo, producto, producto, producto y mas producto, esa es la filosofía de este restaurante en el que el producto es el gran protagonista.
Ese es el mayor aliciente de la sala de despiece, la comida no sufre grandes transformaciones ya que lo importante es la materia prima, como mucho, en algunos casos, puedes disfrutar de una ligera elaboración del plato en directo por parte de los camareros.

Has llegado, has conseguido un sitio y como no es hora punta hasta has conseguido un par de sillas, prepárate para disfrutaaaaar. La carta se compone de unos 30 platos dependiendo de la temporada y la verdad es que son de lo mas variopintos. En esta ocasión pedimos algunos platos nuevos y otros que queríamos probar otra vez como el chuletón cenital que el camarero te enseña a preparar.

Chuletón cenital

En preparación
Resultado final
Otros de los platos nuevos que probamos fueron la llampuga marinada (pescado con fresas) o majorero plancha (un queso canario a la plancha).

Llampuga


Llampuga con fresas
Majorero a la plancha
O el original bombón yakuza, carne en láminas al soplete solo por una cara sobre sangre de remolacha con sirope de cereales, ajo negro, wasabi y pasta de sésamo, un espectáculo.

Bombón yakuza en preparación
Resultado final
Es verdad que una vez que llegas a los postres, no hay mucha variedad para elegir, unos frutos rojos con sirope de manzana y un flan de dulce de leche, pero tienes la opción de una combinación de ambos, muy rico.


Un gran ambiente, una gran comida, una gran forma de volver a la dura realidad. Muy aconsejable.


Nuestra BIGOTACIÓN:
Ambiente:
Servicio:
Cocina:
Calidad/Precio:

Lo MEJOR: El ambiente y la comida.
        
Lo PEOR: En hora punta se pone hasta la bandera y no se puede reservar.



Sala de despiece
 
Dirección: Calle de Ponzano 11, 28010 Madrid
Teléfono: 917 526 106
Web: http://www.academiadeldespiece.com
Precio: entre 25 y 35 euros por persona


0 comentarios:

Publicar un comentario