Martín Berasategui

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante
Oscar Wilde
Que importante es hacer sentirse especial a la gente que va comer a tu restaurante. Siempre estamos buscando buena comida, los mejores precios… pero algunos sitios van más allá.

Alguno podría pensar que para eso lo pagas, y es cierto, pero ¿cuántos podéis recordar claramente los restaurantes en los que habéis estado hace, por ejemplo un año?. Yo estoy seguro que de Martín Berasategui me acordaré y no solo porque está en un sitio increíble cerca de San Sebastián, rodeado por montañas, o que el ambiente y la decoración sean perfectos, que también, sino por la comida y el trato.
Todo empieza un día, en el que te planteas una locura, vamos a comer a uno de los mejores restaurantes del mundo, del mundooooo, que sí, que lo tienes en tu propio país y oportunidades como esta no se presentan así como así. Puede parecer fuera de tus posibilidades porque implica tiempo, dinero… pero qué coño adelante.

Y empiezas a contar los días, a planificar el viaje, a buscar donde alojarte y que hacer el resto del tiempo, pero… todo eso te da igual, porque tienes un objetivo y cada vez está más cerca.
Y sin darte cuenta, llega el momento. Al principio da hasta reparo, sobre todo cuando salen a recibirte con un paraguas a mitad de camino, pero bueno donde lo van a hacer si no… y una vez que te sientas ya no puedes dejar de sonreír.

El restaurante Martin Berasategui abrió sus puertas hace mas de 20 años en Lasarte-Oria a poca distancia de San Sebastián y lleva por nombre el del cocinero con más estrellas Michelín de todo el panorama nacional, 7 en total distribuidas entre 3 restaurantes. Pero casi lo que lo ha hecho más conocido, aún si cabe, es la personalidad entrañable y guasona de su dueño con su archiconocido “garrote”.


De repente te sientes un privilegiado, estas a punto de disfrutar de uno de los grandes placeres de la vida (o por lo menos para nosotros) que es comer auténticas obras de arte.
Un aperitivo, un txacoli y agua, y de comer… menú degustación por supuesto.

Pues allá vamos, teníamos por delante el gran menú degustación, 14 platos entre aperitivos, principales y postres que estábamos seguros que no nos iban a defraudar.
Platos que iban desde el Milhojas caramelizado de anguila ahumada, foie gras, cebolleta y manzana verde, creado en 1995, imposible de sacar de la carta y que se ha convertido en uno de sus platos más representativos, a la Ostra tibia ligeramente escabechada con granizado de pepino y K5, manzana picante de reciente creación en el 2015.

Milhojas de foie y anguila

Ostra escabechada
Todo preparado para no dejar de disfrutar en las más de 3 horas que te puedes tirar sin para de sorprenderte.
El viaje te lleva por verduras, huevos, setas que no son setas, trufas que no son trufas… platos cremosos y deliciosos, untuosos o ligeramente picantes con una cosa en común, sorprendentes. Todo acompañado por una atención cuidada pero no agobiante hace que te sientas realmente especial.


La trufa con setas

Ensalada de verdura con bogavante
Olvidaros del mito de que con un menú degustación las raciones son escasas y te quedas con hambre, aquí los platos son generosos y originales acompañados de una traca final de merluza y cordero. No vas a salir con hambre, vaya si comes.
Pero no te olvides dejar hueco para el postre o no te perdonarías jamas no probar, por ejemplo, un velo de pistilos con tierno macarrón y helado de flores de té o unos chupitos con dulces y chocolates.




¿Crees que has acabado? Todavía no, disfrutar, disfrutar y disfrutar. A estas alturas no te quieres ir, así que lo estiras todo lo que puedes, ¿que mas podemos hacer? Visitar las cocinas.
Madre mía, entre 40 y 45 cocineros se encargan por zonas de elaborar con mimo y cuidado los diferentes platos del menú. La zona de carnes, de pescados, de verduras... metros y metros dedicados solo a una cosa, hacerte disfrutar.
Así que, cuando se acaba el tiempo y toca recoger el abrigo, te vas con la sensación haber vivido algo único y si tienes suerte irte con un recuerdo inolvidable.

Te podemos decir que es increíble o enseñar platos que puedes ver en la web, pero lo que es verdad es que todo se convierte en un momento especial que merece la pena vivir.

Nuestra BIGOTACIÓN:
Ambiente:
Servicio:
Cocina:
Calidad/Precio:

Lo MEJOR: La comida y el trato.
        
Lo PEOR: Lo único para nosotros, el precio. No está para ir todos los meses, la verdad.



Martín Berasategui
 
Dirección: Calle Loidi, 4 20160 Lasarte-Oria (San Sebastian)
Teléfono: 943 366 471 / 943 361 599
Web: http://www.matinberasategui.com
Precio: 205 euros por persona sin maridaje


0 comentarios:

Publicar un comentario