Comala

Hace tanto calor en Comala, que muchos al llegar al Infierno, regresan por su cobija
Juan Rulfo


Salir a cenar en vísperas de San Valentín puede ser una locura. Locales llenos, listas de espera… pero las dificultades no van a conseguir que los Bigotes nos quedemos en casa. Con un poco de previsión, reservamos en uno de los restaurantes que llevábamos tiempo con ganas de conocer. Se trata de Comala, la apuesta más informal del conocido chef Abraham García, el padre de Viridiana.

En pleno centro de Madrid, entre el Ritz y el Palace, se encuentra este pequeño local repleto de mesas altas y un ambiente ideal para disfrutar entre amigos. Su propuesta se basa en una cocina mexicana fusionada con toques mediterráneos, además de incluir alguno de los platos estrella de Viridiana. En la barra, el barman prepara micheladas y otros cócteles mexicanos sin descanso.

Crema templada de chirivías y sésamo
Al abrir la carta, podemos encontrar una selección de tacos con rellenos muy originales, además de ensaladas, guacamoles y otros platos principales. Antes de empezar, como aperitivo nos ofrecieron una crema templada de chirivías (zanahorias albinas muy suaves) con sésamo, ideal para abrir bocado. Como entrantes, optamos por el guacamole tradicional, que nos sirvieron acompañado de plátano frito y nachos.

Tacos de ropa vieja
En los tacos nos dejamos aconsejar y nos sorprendieron con unos tacos de ropa vieja y otros de jabalí guisado, acompañados ambos de unas de las salsas más picantes que jamás hemos probado. ¡Ojo, no son aptas para todos los paladares!

Huevos trufados con salsa de setas
Como principales, no pudimos resistir la tentación de probar los famosos huevos trufados con salsa de setas. Es uno de los imprescindibles de Viridiana, que no podía faltar en este restaurante. Hacen honor a su fama. Por último, siguiendo otra sugerencia, pedimos la dorada marinada con batata, cebolla, aguacate y salsa Nikkei. Se trataba de un plato bastante arriesgado al estilo de un ceviche que a pesar de nuestras reticencias iniciales, nos encantó.

Dorada marinada con salsa Nikkei
Antes de los postres, y como detalle de la casa por San Valentín, nos ofrecieron unas fresas con chocolate. Estas son las pequeñas cosas que nos encantan cuando vamos a cenar. Y para terminar de satisfacer nuestro apetito goloso, pedimos la tradicional tarta mexicana Tres Leches y una original mousse quemada de maracuyá con frutos del bosque (uno de los mejores postres que hemos probado últimamente)


Fresas con chocolate
Crema de maracuyá y Tres Leches
Si quieres conocer la cocina de uno de los chefs vanguardistas más veteranos de Madrid, y a un precio razonable, no dejes de visitar este rinconcito de Mexico en la capital.

Nuestra BIGOTACIÓN:
Ambiente:
Servicio:
Cocina:
Calidad/Precio:

Lo MEJOR: La fusión mexicano-española. Sabores sorprendentes.
        
Lo PEOR: El local no es muy cómodo.



Comala
 
Dirección: Plaza de la Lealtad, 3, Madrid
Teléfono: 91 504 78 27
Web: http://www.restaurantecomala.es/
Precio: entre 20 y 30 euros por persona


0 comentarios:

Publicar un comentario