Kuiru

La tradición no se hereda, se conquista
André Malraux


De la mano de sus dos jóvenes propietarios (Guillermo Campos y Daniel Villoria), llega al barrio de Chamberí un restaurante de inspiración asturiana en el que los platos tradicionales son reinterpretados de una forma atractiva. Su propio nombre es un ejemplo de esta reinterpretación, Kuiru, adaptación astur de la palabra kuiri, cocinar. Con ese mismo nombre también se refieren a unas mesas especiales en las que puedes terminar de cocinar los platos del menú especial que ofrecen.

El local es agradable y bien ambientado. Nada más entrar puedes ver el horno de brasas, que te da hambre solo con mirarlo...bueno, y con olerlo! Frente a la barra puedes encontrar las mesas Kuiru y al fondo un salón más apartado y más tranquilo.

Nosotros, que nos tira más el picoteo, no optamos por el menú especial y elegimos platos de la carta para compartir. Nos costó bastante decidirnos porque todo tenía una pinta estupenda. Platos con toques de comida tradicional combinados con otros mucho más sofisticados. El trato fue muy agradable, ya que en todo momento nos recomendaron y aconsejaron en la elección de los platos (que nos vino muy bien, ya que Bigote que no flota está embarazada).

Para acompañar los platos optamos por sidra natural, como no podía ser de otra forma. La pena es que no tenían suficientes escanciadores y la sidra, si además de estar a este lado del Negrón, no la sirves bien escanciada... no es lo mismo.

La verdad es que no podemos elegir solo un par de platos que destacar. Con decir que nosotros somos muy de cachopo y casi fue lo que menos nos llamó la atención! Comenzamos con unas croquetas de ibéricos sobre jugo de fabes y manitas que podemos situar en el Top Five de croquetas que hemos probado, por su cremosidad y sabor, qué buenas estaban! Otro entrante que nos sorprendió muchísimo fue el timbal de patata inflée con picadillo de matanza y huevo de pita, con una presentación muy original.
Croquetas de ibéricos sobre jugo de fabes
Timbal de patata inflée con picadillo
También probamos las hamburguesas de gochu, muy jugosas, y una degustación de los tradicionales tortos, que estaba fuera de carta, adaptados a sabores internacionales.

De las carnes, probamos las costillas de gochu a la brasa, cocinadas durante más de medio día a baja temperatura y finalizadas a la brasa, para conseguir un acabado más jugoso. El cachopo, a pesar de sorprendernos menos, también estaba hecho a su manera y bastante rico.
Hamburguesa de gochu
Costillas de gochu a la brasa
Para finalizar, nuestra vena golosa nos llevó a probar el arroz con leche tradicional y contundente, que estaba para chuparse los dedos, y un original coulant de chocolate con plátano frito sobre una crema de aguacate, que nos encantó.
Arroz con leche
Coulant de chocolate
En definitiva, una opción con una línea clara pero sabores muy variados.


Nuestra BIGOTACIÓN:
Ambiente:
Servicio:
Cocina:
Calidad/Precio:

Lo MEJOR: Sabores muy variados.
        
Lo PEOR: No tenían escanciador para nosotros.



Kuiru
 
Dirección: Calle Santa Engracia 141
Teléfono: 91 598 83 22
Web: http://www.restaurantekuiru.com/
Precio: entre 20 y 40 euros por persona


0 comentarios:

Publicar un comentario